Ascenso de la empresaria hondureña

Marta López enhorna hasta cien piezas al día en un pequeño horno de barro. Higinia Reyes es dueña de un molino de maíz. Remigia Domínguez es la cabeza de una cooperativa de tejedores. Todas y cada una estas mujeres viven en zonas rurales de Honduras y dirigen sus negocios con el apoyo de préstamos concedidos por la Fundación Adelante y Rotary International.

Las aldeas rurales del Corredor Lenca en las tierras altas occidentales de Honduras son el hogar de ciertos pueblos indígenas más pobres del país. Acá es donde la Fundación Adelante, un microprestamista, halla mujeres pobres que desean transformarse en dueñas de negocios independientes.

Adelante coopera, por medio de las Subvenciones Globales de Rotary, con el Club Rotario de Real de Minas-Tegucigalpa (Honduras), el Club Rotario de Poway-Scripps (California, EE.UU.) y múltiples otros clubes del Distrito cinco mil trescientos cuarenta (California, EE.UU.). Con la ayuda de Rotary, Adelante ha podido ofrecer formación empresarial y seiscientos préstamos a sus clientes del servicio. La asociación prosigue medrando en los departamentos de Intibucá y La Paz.

“El apoyo[de Rotary] no solo nos dejó entregar préstamos, sino asimismo se destinó a la preparación de materiales educativos y otros gastos relacionados con el programa de educación bisemanal que damos a nuestros clientes del servicio”, asevera Gina Cappuccitti, analista de impacto social de Adelante.

Adelante tiene un enfoque único para los préstamos de micropréstamo. En vez de prestar a individuos, ofrece préstamos grupales no colateralizados. De 4 a 6 mujeres solicitan un préstamo juntas, y si una de ellas no puede hacer un pago, el resto de su conjunto cubren el déficit. Las asambleas y reuniones de conjunto dirigidas por oficiales de crédito promueven una comunidad unidísima que da apoyo y aliento mutuo. Los oficiales de crédito, que asimismo ofrecen asesoramiento y capacitación empresarial, acostumbran a ser de exactamente la misma zona que sus clientes del servicio, y trabajan para establecer buenas relaciones con los prestatarios.

“La comunidad tiene ahora acceso a los productos que estos nuevos negocios precisan con emergencia, aparte de ocasiones de empleo cuando los negocios medran”, asevera Win Cox, presidente del Comité de Servicio Internacional del Club Rotario de Poway-Scripps. “Y conforme los préstamos rembolsados sigan siendo reemitidos, el dinero que Rotary invirtió en esta zona va a tener un impacto transformador en estas comunidades y en la vida de las mujeres en los años venideros”.

Cappuccitti afirma que el personal de Adelante ve a sus clientes del servicio como mujeres empresarias que tienen pocas ocasiones en vez de etiquetarlas como pobres.

“Hemos reconocido que ya antes de unirse, las mujeres con las que trabajamos no han recibido las ocasiones precisas para efectuar de forma plena su potencial”, afirma. “Y esa ocasión, y la confianza que depositamos en ellos, es lo que hace la diferencia para muchos de nuestros prestatarios en Honduras”.

Cox, quien ha viajado a Honduras para reunirse con el personal y los clientes del servicio de Adelante, afirma que ha sido al unísono inspirador y humilde ver que las mujeres lencas pueden empezar negocios sustentables con tan solo dólares americanos 50 cada una.

El club rotario de Cox ha apoyado múltiples proyectos de micropréstamo, mas este proyecto de Subvención Global es el más grande, y esto es debido a los resultados verificables de Adelante y a su voluntad de trabajar en angosta cooperación con los clubes anfitriones y también internacionales.

“Adelante ha probado ser un asociado excelente: cooperativo, verosímil, fiscalmente sólido, culturalmente sensible y exageradamente conocedor de de qué manera dirigir un programa de microcréditos en áreas prácticamente inalcanzables de Honduras”, añade Cox.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *